EUSKAL HERRIKO AZOKA DIGITALA

PRODUCTOR - GIL BERZAL

Saúl Gil, Benjamín Gil

GUARDIA, AR

En 1936 Luis Gil y José Luis Berzal elaboraron vinos de gran calidad. Su pasión pasó a sus hijos y no es casualidad que se conocieron en los viñedos José Luis Gil y Gloria Berzal. Se casó hace unos años y fundó Bodega Gil Berzal. En 2009 los hijos de José Luis y Gloria, Saúl y Benjamín, se hicieron cargo, aumentando el cuidado respetuoso de los viñedos que se había llevado a cabo hasta entonces. En 2012 iniciaron el camino hacia la obtención de un certificado ecológico y pronto también empezaron a elaborar sus propios vinos (hasta entonces vendían vino sin embotellar). 

A partir de 2014 comenzaron las primeras prácticas de agricultura regenerativa y agricultura biodinámica cuidando la biodiversidad y los bosques y reduciendo su intervención. Los avances para 2018 se empezaron a ver claramente en la solidez de los viñedos, la riqueza de la tierra y la complejidad de los vinos.

 

Tierra, clima y variedades de uva
Cuentan con 18 hectáreas de viñedo de entre 30 y 130 años en Guardia y Mañueta. Son suelos rocosos, calcáreos, arenosos y pechugones. La vid es la única que puede demostrar todas sus propiedades en estas áridas tierras.
Los viñedos se encuentran al sur de la Sierra de Toloño, entre cerros y montañas, a una altitud de 600-700 metros. Las pequeñas parcelas dispuestas en las terrazas crean una única orografía y la ubicación les confiere una heliotermia superior correspondiente a estas latitudes.
Solo utilizan variedades de uva autóctonas: principalmente tempranillo, garnacha, biura y malvasia.
Son cepas de muy bajo rendimiento y por tanto consiguen uvas de gran calidad.
Como su clima se sitúa por encima de la frontera mediterránea y atlántica, sus vinos se notan a lo largo de los años, dependiendo de la influencia de un clima u otro.

Viticultura
Están muy presentes a la hora de trabajar los viñedos con sus tradiciones ancestrales, conocimiento de la naturaleza y ritmos. Quieren preservar los paisajes, la naturaleza y la vida rural. Lo llaman viticultura bohemia, que se ocupa de la agricultura regenerativa y las prácticas agrícolas biodinámicas. Quieren expresar su verdad y su tierra a través de vinos libres y salvajes.
Al proteger los viñedos en su entorno natural, los protegen de las enfermedades y les ayudan a desarrollar su propio ecosistema. También elaboran sus propias preparaciones con las plantas, minerales y microorganismos que la naturaleza y la tierra proporcionan para el cuidado de las vides.
Saúl y Benjamín aclaran que primero se debe cuidar la tierra en lugar de la vid, por lo que dejan que la planta cubra.
El uso de cobre y azufre ha disminuido año tras año (un kilo / hectárea).

 

Vinificación
Saúl y Benjamín prefieren la calidad a la cantidad y ese es el lema que marca su rumbo. Elaboran vinos de la tierra, vinos de parcela y vinos de la tierra, vinculando así por completo la especificidad de sus vinos a la tierra.
Por eso también utilizan sus propias levaduras para la fermentación, ya que expresan mejor las características de estos suelos.
Son vinos elegantes y finos que acarician la boca. Traen los aromas del Mediterráneo pero también la frescura del Atlántico.

BEBIDAS
Previous
Next
Ir arriba